Etiqueta energética y consumo

¿Sabes descifrar el “Etiquetado energético”?

Con el etiquetado energético se busca que los compradores de electrodomésticos, aparatos de climatización, o coches consideren la eficiencia energética como un factor más a tener en cuenta en la decisión de compra y al mismo tiempo promover el ahorro energético y la protección medioambiental.

La información que contiene la etiqueta que en ocasiones nos cuesta descifrar, se basa en las normas establecidas en la Legislación Europea.

El etiquetado está regulado en las Directivas de Eco-diseño (2009/125/EC) y en la Directiva 2010/31 de eficiencia energética, que requieren que los productos relacionados con la energía cumplan los requisitos de diseño ecológico según lo definido en las medidas de aplicación específicas, generalmente Reglamentos de la Comisión, para los diferentes productos.

¿Qué productos y como se etiquetan?

Electrodomésticos

La información que aporta la etiqueta energética permite una sencilla elección de los electrodomésticos teniendo en cuenta su eficiencia energética. La etiqueta ha de exhibirse obligatoriamente en cada electrodoméstico puesto a la venta para permitir al consumidor conocer de forma rápida la eficiencia energética del aparato.

Aparatos de refrigeración, lavadoras, lavavajillas, secadoras, campanas, hornos, calentadores de agua, aspiradores y aparatos de aire acondicionado. Han habido cambios fundamentales, tales como la inclusión de las nuevas categorías energéticas A+, A++ y A+++ (las dos primeras ya existían para los aparatos de refrigeración) y la inclusión de pictogramas para los diferentes parámetros del etiquetado.

En el caso de productos con etiquetado energético antiguo, la legislación permite que puedan exponerse y venderse legalmente en cualquier momento.

Para lava-secadoras se publicará más adelante el Reglamento del nuevo etiquetado energético. Hasta ese momento, sólo se podrá utilizar el etiquetado actual.

Tanto el etiquetado actual como el nuevo obligan a los distribuidores de electrodomésticos a etiquetar todo producto expuesto en los lineales para que el usuario pueda comparar productos de las mismas características y de diferentes marcas, en lo referente a los consumos de energía y aspectos medioambientales.

De la “A” a la “G”

Para ello las etiquetas disponen de unas clasificaciones energéticas que abarcan desde la “A” (o “A+++” si se trata del nuevo etiquetado energético), producto de menor consumo de energía hasta la “G” o “D”, producto de mayor consumo de energía, acompañadas de datos adicionales (eficacia de aclarado, centrifugado, etc.).

Los elementos básicos de la etiqueta, que la hacen fácilmente reconocible, incluyen en su diseño:

  • La escala de clasificación.
  • Siete clases energéticas.
  • Colores de verde oscuro (alta eficiencia energética) a rojo (baja eficiencia energética).
  • Se pueden añadir hasta tres clases adicionales, A+, A++ y A+++, a la primera escala de clasificación desde A hasta G.

Ahorro derivado de la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética

A modo de ejemplo, se incluye a continuación información sobre los ahorros medios anuales que es posible lograr mediante la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética facilitada por la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (ANFEL).

ANFEL – Ahorros medios anuales por la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética [PDF][44,1 KB]

Productos de climatización

El nuevo etiquetado energético de sistemas aporta un considerable plus de información al usuario final, quien podrá evaluar su instalación completa y no los equipos por separado.

Estos reglamentos ERP existen para los siguientes aparatos de climatización:

Calentadores de espacio; Calderas de gas y gasóleo, calderas eléctricas, bombas de calor, aparatos de calor y electricidad.

Calentadores de agua y depósitos de almacenamiento de agua caliente; Calentadores de agua a gas o gasóleo, calentadores eléctricos de agua, calentadores con bomba de calor de agua, calentadores solares de agua.

Acondicionadores de aire y bombas de calor, y algunos de sus componentes:

Ventiladores con un motor eléctrico de 125 W a 500 W, circuladores , bombas de agua y motores eléctricos.

Los requisitos de algunas de estas regulaciones están ya en vigor, otros entrarán en breve.

Las nuevas regulaciones definen las clases de eficiencia energética, el contenido de la etiqueta y la información sobre los productos que se ponen a disposición de los consumidores.

La etiqueta incluye información como:

Clase de eficiencia energética y niveles de potencia acústica. para calentadores de agua: Clase de eficiencia energética(Estacional, anual o por horas dependiendo del aparato), pérdidas de calor y volumen, y el nivel de potencia acústica (interiores y exteriores) .

La Directiva sobre etiquetado energético requiere que los Estados miembros garanticen que los proveedores emitan documentación técnica que sea suficiente para permitir establecer la veracidad de la información contenida en la etiqueta.

Estas y otras medidas legislativas promovidas en el seno de la UE están dirigidas a fomentar el empleo eficiente de combustibles de origen renovable y a reducir emisiones de gases de efecto invernadero. De esta forma, la UE da pasos firmes en su propósito de alcanzar los ambiciosos objetivos que se han fijado a medio plazo.

Vía Controlastuenergía

Si estas interesad@ en temas sobre sostenibilidad te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-sostenibilidad.es