Energía solar

¿SABES CÓMO FUNCIONA LA ENERGÍA SOLAR?

Existen dos formas, una como fuente de calor para sistemas solares térmicos, la otra como fuente de electricidad para sistemas solares fotovoltáicos. Nos centraremos en esta última aplicación.

Sistemas solares fotovoltáicos

En principio la forma en la que se captura la luz del sol para convertirla en electricidad se hace a través de paneles solares o fotovoltaicos. Estos paneles están formados por grupos de las llamadas células o celdas solares que son las responsables de transformar la energía luminosa (fotones) en energía eléctrica (electrones).

Estas células se conectan entre sí como un circuito en serie para así aumentar la tensión de salida de la electricidad, o sea si será de 12 volts o 24.  Al mismo tiempo varias redes de circuito paralelo se conectan para aumentar la capacidad de producción eléctrica que podrá proporcionar el panel.

Como el tipo corriente eléctrica que proporcionan los paneles solares es corriente continua, muchas veces se usa un inversor y/o convertidor de potencia para transformar la corriente continua en corriente alterna, que es la que utilizamos habitualmente en nuestras casas, trabajos y comercios.

Cuando hablamos de nuevos descubrimientos o avances en la ciencia generalmente nos referimos al descubrimiento o desarrollo de nuevos y mejores materiales para fabricar una célula solar.

Funcionamiento

Una célula solar funciona básicamente de la siguiente forma: los fotones, que provienen de la radiación solar, impactan sobre la superficie de la célula y allí son absorbidos por materiales semiconductores, tales como el silicio. Los fotones golpean a los electrones liberándolos de los átomos a los que pertenecían. Así los electrones comienzan a circular por el material, y producen electricidad.

Este funcionamiento básico se repite cualquier sea el material usado en las células solares, siempre y cuando por supuesto tenga propiedades conductoras y absorban la luz.

Materiales de las células solares

Las células solares que forman los paneles solares actualmente disponibles en el mercado están hechas a base de silicio, material semiconductor muy abundante en el planeta, pero también difícil de extraer y sintetizar, con lo cual los paneles solares resultantes suelen ser caros, pesados y difíciles de instalar.

Por esta razón científicos del mundo entero trabajan continuamente en la búsqueda de nuevos materiales que den como resultado paneles solares más baratos, eficientes, livianos, delgados y capaces de tener mayor cantidad de aplicaciones, como hasta ser capaces de envasarse en un spray.

Actualmente podemos apreciar que se trabaja en la fabricación de células solares con materiales como el cobre, indio, galio y selenio y hasta germanio.

El Germanio da los mejores resultados en eficiencia pero es carísimo de fabricar, con lo cual su uso queda restringido a entidades como la Nasa.

También se realizan células llamadas de doble o triple unión, que usan varios elementos agregados de capa delgada, con utilización de tecnología sensibilizada por colorante o celda solar Graetzel, materiales híbridos, y nanotecnología.

Vía http://erenovable.com/

 

 

energia_2

CORPORATIVAS CON LA ENERGÍA RENOVABLE

9 grandes corporativas comprometidas con la energía renovable

En unas décadas y más, si el gobierno apoya sus iniciativas, podríamos disfrutar de un mundo impulsado por energía limpia.

La naturaleza es tan amplia que, con sólo un poco de su sabiduría, lograríamos que el mundo funcionara con energía 100% renovable.

Cada vez más empresas están apostando por este tipo de energía,:Apple, Google, Amazon, entre otras, lo que nos da la esperanza de un día lograr este objetivo.

Iniciativa RE100

RE100 es una iniciativa global que pretende reunir a los más grandes corporativos y hacer una transición a la energía verde.

En su último informe anunció que 9 gigantes de las empresas hicieron un compromiso formal para usar energía renovable:

Johnson & Johnson, Procter & Gamble, Goldman Sachs, Nike, Starbucks, Salesforce, Steelcase, Voya Financial y Walmart

Estas empresas tienen el compromiso no sólo de utilizar energía limpia sino que haciéndolo, pueden presionar a las autoridades públicas a crear mayor apertura para este tipo de fuentes y reducir el uso de combustibles fósiles.

Para que las empresas realmente cumplan con las metas y compromisos en materia de energía renovable, las políticas deben ajustarse para que sea más fácil hacerlo. Si las empresas están dispuestas a cambiar, todo el sistema debe cambiar también, de otra manera estarán obligándolas a mejorar el medio ambiente poniendo obstáculos a la vez.

Los bonos del carbono

Hasta ahora los bonos de carbono han sido la forma preferida y más efectiva para lograr que las empresas disminuyan sus emisiones ya que cuanto más contaminen las empresas, más ganancias obtiene el gobierno.

¿Qué pasaría si en vez de sólo beneficiarse de la contaminación, apoyaran su reducción?

Los compromisos están sobre la mesa, necesitamos que más empresas se unan y los gobiernos de cada país creen este apoyo a las energías renovables.

Si esto funciona, en unas décadas podremos disfrutar de un mundo impulsado por energía limpia y una mejor calidad de vida.

Vía www.veoverde.com

 

energia_1

¿APAGAR Y ENCENDER LA CALEFACCIÓN O DEJARLA ENCENDIDA?

Estas son la preguntas que todos nos hacemos en algún momento, intentando encontrar la forma de gastar menos dinero en calefacción.

¿Qué consume más energía? ¿Qué es mejor para el medio ambiente? ¿Qué nos ayudará en nuestras facturas?

Te ayudamos para que estés preparado este invierno. Pensar que tu hogar debe mantener una temperatura constante las 24 horas del día para ahorrar (incluyendo el tiempo que estamos durmiendo o cuando la casa se encuentra vacía) es un argumento muy extendido en el país, y que miles de familias siguen a rajatabla. Hoy hablamos sobre los costes de mantener la calefacción siguiendo este precepto, y lo comparamos con otras formas de gestionar la temperatura.

¿Consume menos dejar la calefacción encendida? ¿O es mejor apagarla y encenderla?

Múltiples hogares españoles piensan que, si tienen la calefacción en marcha todo el día, evitan el coste adicional que supone encender y apagar el sistema. Los defensores de esta forma de calefactar el hogar argumentan que, si la temperatura dentro de la vivienda desciende, luego necesitaremos usar más energía para recuperar la temperatura de confort… y con ello, se irá nuestro dinero.

Sin embargo, la opinión de los expertos en energía y calefacción se opone a esta creencia:

Gastamos mucho menos dinero ajustando el funcionamiento del sistema de calefacción a las horas en las que lo usamos.

Es decir, manteniendo la temperatura confortable del hogar apagando la calefacción durante nuestras horas de sueño o cuando no estamos en casa, y reanudando su funcionamiento cuando estamos activos.

¿Qué argumentos esgrimen los expertos?

Mantener una temperatura fija en el hogar, por ejemplo 20 ºC, necesita un aporte de energía continuo.

Toda vivienda tiene mayores o menores pérdidas de calor a través de muros, ventanas o techos, y estos no desaparecen aunque nuestro sistema de calefacción esté encendido siempre. Para recuperar la temperatura, nuestros sistemas de calefacción deben consumir, y cuanto más frío haga en el exterior, mayor será el gasto de nuestra casa.

Entonces, mantener una temperatura correcta durante el día entero supone un gasto continuo e incontrolable.

Aunque en un principio pensemos que al tener apagados los radiadores consumirán mayor cantidad de energía al tener que volver a encenderse y aumentar rápido la temperatura, este gasto tendrá lugar durante menos tiempo y el balance será muy positivo para los usuarios que eligen apagar y volver a encender el sistema. De hecho, el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético) aconseja “ajustar el encendido de la calefacción al horario real de ocupación de la vivienda, y apagarla por la noche“.

¿Cómo programar la calefacción de nuestra casa?

Existen crono-termostatos actualmente que nos ayudan a ahorrar, son equipos digitales que puedes programar y así controlar el gasto de calefacción de tu hogar con mucha más precisión que los termostatos normales.

Por ejemplo, si trabajas fuera de casa con horarios diferentes cada día, puedes hacer que tu casa esté calentita cuando estás en ella pero los calefactores se apaguen cuando queda vacía.

Al programarla a diario según las horas a las que llegas, nunca pasarás frío ni gastarás más en calefacción de lo que necesitas. Se aconseja encender la caldera media hora antes de tu llegada a casa para que la casa esté agradable de temperatura cuando llegues.

¡No lo olvides!

La reducción nocturna de la calefacción, permite recortar la factura de calefacción al menos un 10%… Un descuento nada despreciable en la factura energética de nuestro hogar, que te ayudará a ahorrar mucho dinero a lo largo del año.

¿Y tú? ¿Cómo controlas el gasto de tu calefacción?
¿Apagas y enciendes la calefacción o la dejas siempre en marcha?

Vía efimarket.com